domingo, 10 de julio de 2016

Galtón y la ideología de la eugenesia_Módulo 16_Evolución y sus repercusiones sociales

Existen muchos casos de racismo en todo el mundo, y no solo son por el color de piel, pues la eugenesia, es la busqueda de la perfección en la raza humana.

Galtón y la ideología de la eugenesia
Fuente: Módulo 16. Evolución y sus repercusiones sociales Unidad II. Biodiversidad


Conflictos Sociales entre Razas.

En el ámbito cotidiano, el término “raza” se usa para designar a las distintas variaciones genéticas que existen entre individuos de la misma especie, sin embargo este término es rechazado por evolucionistas y antropólogos, quienes dividen a la especie humana en etnias y en pueblos, arguyendo que los humanos pertenecemos a una sola raza. Pero a finales del siglo XIX y principios del XX, el movimiento eugenésico consideraba la idea de raza para designar a las diferencias culturales, psicológicas y morfológicas de la especie humana con fines discriminatorios. Es notable como los conocimientos científicos, como la selección natural y las leyes de Mendel fueron usadas para sostener argumentos de los eugenésicos, como el racismo. Estas ideas fomentaron la implementación de políticas de Estado en beneficio de la dominación colonialista y en perjuicio de las sociedades e individuos que consideraban “inferiores”.
Europa y Estados Unidos.

Algunas de las políticas de Estado que se implementaron en Europa y Estados Unidos han sido la prohibición de los matrimonios entre sordos, impulsada por Alexander Graham Bell (quien patentó, mas no inventó, el teléfono). El ejemplo característico es cuando en Estados Unidos (y hasta 1967) se prohibió legalmente el matrimonio interracial. En cuanto a Europa, Francia instauró el “Código del indigenismo” (en 1881), donde los árabes fueron sometidos a políticas raciales, en las que se institucionalizó que los derechos de los colonizadores franceses estaban por encima de los colonizados. Este código fue desapareciendo de las colonias francesas en diferentes periodos, una vez lograda la independencia, como es el caso de Argelia que lo abolió hasta 1962.
Resto de América.

Estas ideas fueron características latentes del colonialismo y aún después de la independencia de muchos países, cuando los europeos decidieron reproducirse con los “no europeos”, los indígenas se siguieron considerando como tendientes al alcoholismo y la delincuencia. Las clases altas de América latina apostaron por la “blanquización” de los países, adoptando a la civilización nórdica-europea como el modelo a seguir.
Régimen Nazi.

El epítome de la eugenesia y del racismo se vivió durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Adolph Hitler instauró la supremacía de la “raza aria” y la uso para exterminar a varios pueblos, como el judío y los gitanos, entre otros. Hitler se proclamó como el “elegido del Cielo para proclamar la voluntad racista del Creador”.

Estragos históricos.

Estas políticas han dejado, a lo largo de los siglos XIX, XX e, incluso en el XXI, una gran cantidad de muertos y de injusticias sociales. Basta recordar:
•           El exterminio nazi en contra de los judíos y los gitanos, y en general toda persona con rasgos “no europeos”.
 •          La segregación racial, o Apartheid, en Sudáfrica.
 •          La esclavización americana en contra de la antes llamada “raza negra” o “personas de color”.
 •          La discriminación en contra de los latinos, afroamericanos y asiáticos en Estados Unidos, o de los kurdos en Europa, lo que hoy conocemos como limpieza étnica.
Raza Aria

La “raza aria” se refiere, históricamente, a los primeros indo-europeos que habitaron el territorio de Europa, conocidos como “ario-europeos”. Sin embargo, el concepto fue cambiado y adoptado por las corrientes racistas (en particular la tendencia política al nacional socialismo) al asumir que los “arios” se habían originado en Alemania y Escandinavia, donde la raza era pura.

Hitler y su partido político (al que comúnmente se le llama “nazi”, por las primeras letras que conforman su nombre del alemán, “Partido Nacional Socialista”) tomaron ideas de los darwinistas sociales alemanes de fines del siglo XIX para establecer su idea de raza (como también de algunas ideas descontextualizadas del pensamiento de Nietzsche), pues también creían que los seres humanos se podían clasificar en “razas” y que cada raza tenía características particulares, como culturales, de comportamiento y físicas, que se habían transmitido genéticamente desde la aparición del ser humano. Hitler estaba seguro que unos de los fines de la supervivencia era la de conservar la “pureza” de la raza para evitar su “degeneración”.

Para los ideólogos nazis la “raza aria alemana” estaba perdiendo su pureza debido a los matrimonios de alemanes arios con razas “inferiores”, como judíos, romaníes, africanos, polacos, eslavos, etcétera, y esto diluía la “pureza de la sangre”, lo que ponía en desventaja en la lucha por la supervivencia con otras razas. Dentro del nazismo se creía que las razas superiores tenían el derecho de exterminar a las inferiores como parte del proceso natural de supervivencia, y que eran ellos, los arios alemanes, los que deberían dominar a las razas sometidas, especialmente a los habitantes de Rusia, Asia central, a los musulmanes del Cáucaso, y a los judíos. Estas ideas eran disfrazadas como una forma de salvar a su cultura del barbarismo asiático y judío.
Apartheid.

Durante la colonización africana diversos países europeos se adueñaron de extensos territorios. Los colonizadores crearon empresas y colonias durante la Revolución Industrial, en las que los nativos eran considerados como una raza inferior, por lo que muchos fueron esclavizados y segregados. Muchos países declararon su independencia después de la Primera Guerra Mundial pero aun así permaneció muy arraigada la política colonialista de costumbres racistas.
Como muestra de ello está la historia de Sudáfrica que fue un territorio controlado por Holanda y después por Gran Bretaña e Irlanda, aunque seguía habitada por los africanos de origen holandés, llamados afrikáners, quienes mantenían actitudes racistas hacia los habitantes “negros”. Una vez que la Unión Sudafricana logró su emancipación, en 1910, los políticos afrikáner sostuvieron la idea de continuar con la segregación racial. En principio no fue apoyada por los políticos británicos, pero finalmente,  en 1944, fue instaurada una política de segregación racial llamado Apartheid, no obstante que la raza blanca sólo formaba 21% de la población. Las políticas de Estado implementaron la separación de espacios públicos, como playas, autobuses, restaurantes, hospitales, escuelas, parques para blancos y para negros. El argumento que sostenía esta política era que los negros no eran originarios del país, sino que procedían de otros pueblos y por consiguiente, no tenían derecho a reclamar territorio.

Hacia 1955 surgieron movimientos de resistencia en contra del Apartheid cuya finalidad era la derogación de las leyes que los obligaban a portar pases para desplazarse dentro del territorio. Estas protestas pacifistas se transformaron en violentas después de un ataque de las fuerzas armadas y sus líderes, entre ellos Nelson Mandela, fueron capturados y condenados a cadena perpetua.

Durante su juicio, Mandela declaró “He luchado contra la dominación de los blancos y contra la dominación de los negros. He deseado una democracia ideal y una sociedad libre en la que todas las personas vivan en armonía y con iguales oportunidades. Es un ideal con el cual quiero vivir y lograr. Pero si fuese necesario, también sería un ideal por el cual estoy dispuesto a morir” (juicio de Rivonia junio de 1964).Hasta 1993, Sudáfrica era el único país africano en ser gobernado por blancos y en 1994 la población negra ejerció legalmente la posibilidad del voto, cuando Nelson Mandela asumió la presidencia de Sudáfrica, con lo cual terminó el Apartheid.
Selección artificial

Este proceso ya era usado por las antiguas civilizaciones agrícolas y ganaderas para obtener especímenes que tuvieran las características deseables. Darwin infirió que si esto se podía hacer de manera artificial, tal vez existía un mecanismo que lo hiciera de manera natural. Esta idea lo llevó a plantear la selección natural.

Como ya viste, esta idea fue retomada por Galton, quien supuso que la “selección natural” era alterada por las políticas de protección a los pobres y que se debía actuar para que ésta siguiera su curso eliminando las prerrogativas para estos grupos sociales.


Actualmente esta idea ha experimentado algunos cambios a la luz del desarrollo de la ingeniería genética. Se podría decir que es una idea producida del pensamiento eugenésico del siglo XXI.

Supongamos que unos padres desean que su hijo sea lo mejor posible, libre de enfermedades, entonces, ¿por qué no deberían tener la libertad de aprovechar las técnicas de ingeniería genética para producir la mejor progenie posible? ¿Éste sería un argumento válido para implementar medidas de aborto selectivo? ¿O para le selección de caracteres que “mejoren” a la especie humana? ¿Quién decide qué es lo mejor?

Actualmente, la selección artificial en animales y plantas es ampliamente aceptada en pro del desarrollo económico de los países, pero cuando se trata de la vida huma surgen muchos debates, los cuales se verán más adelante.